40 MIL COOPERADORES DEL BIEN COMÚN

40 MIL COOPERADORES DEL BIEN COMÚN

“Sean constructores de paz, de justicia y de amor en nuestra nación”

 

El frío y el sueño nuevamente fueron superados. La alegría y fe de más de 40 mil jóvenes hizo retumbar el Cerro del Cubilete y una vez más refrendaron su fe en Dios pues para ellos solo Él hace feliz a su corazón.

Minutos antes de las 6 de la mañana hizo su arribo a la Explanada San Juan Pablo II el Nuncio Apostólico Franco Coppola y Monseñor Alfonso Cortés, Arzobispo de León. Monseñor Cortés dio la bienvenida a los jóvenes y les subrayó el carácter histórico del lugar que se disponían a visitar: “¡Sean bienvenidos!... Hagan silencio en el corazón para ver qué es lo que Dios nuestro Señor pide de nosotros en estos momentos de nuestro país y de nuestra Iglesia. Han venido a estas tierras que fueron la semilla de los mártires cuya virtud principal fue ser fieles a su pastoreo y aquellos fieles laicos que dieron también su vida, dieron testimonio de su esperanza futura”. Y les exhortó: “Queridos jóvenes, sean constructores de paz, de justicia y de amor en nuestra nación”.

Enseguida entró en procesión el Santísimo Sacramento y detrás los obispos. En la Hora Santa los jóvenes manifestaron su amor y adoración al Santísimo, así mismo manifestaron sus intenciones y se comprometieron a dar mejor testimonio de su fe.

A las 7 de la mañana comenzó el ascenso. Miles y miles de jóvenes comenzaron a realizar una procesión tan larga que llegó un momento donde desde aguas buenas, hasta el monumento a Cristo Rey estaba llena de peregrinos.

El Nuncio cumplió su promesa y comenzó a caminar junto con Monseñor Kevin y el Padre Daniel a la par de miles de jóvenes. Con Rosario en la mano y muy discreto en su caminar fue avanzando. En los tramos más pesados, y él mismo lo reconoció, se vio animado por jóvenes que con tambores y aplausos le invitaban a seguir. La peregrinación se dio sin contratiempos.

A las 10:30 de la mañana Vida Nueva comenzó a ambientar en la Ermita Expiatoria a los miles de jóvenes que ya aguardaban para celebrar la Eucaristía.

A las 11: 30 comenzó la Eucaristía presidida por el Nuncio Apostólico Franco Coppola, el Arzobispo Alfonso Cortés, Monseñor José María de la Torre y el Padre Silverio Chávez Ayala, Responsable del Santuario, así como más de 30 sacerdotes concelebrantes y otros 20 más que se dedicaron a aplicar el Sacramento de la Reconciliación.

Al iniciar el Nuncio señaló que se sentía muy contento de estar con los jóvenes: “Creo que esta subida es una parábola de nuestra vida. La vida es una subida y pienso que, cuando menos yo, nunca subiría este monte solo. Había momentos difíciles donde había jóvenes que delante, detrás de mí me alentaban con sus porras para animar al Nuncio y entonces el Nuncio no podía decepcionarlos y decir que no podía más. Es una parábola de nuestra vida porque a veces se nos presentan desafíos más grandes que nosotros, de lo que podemos realizar y si los enfrentamos juntos como Iglesia sí los podemos superar”.

Terminando la Eucaristía se procedió a realizar un momento de oración ante el Santísimo y se dio la bendición.

CHECA LAS FOTOS EN: 

http://semanariogaudium.org.mx/xxxv-peregrinacion-nacional-juvenil-a-cristo-rey/

FRANCISCO RAMÍREZ/GAUDIUM